miércoles, 11 de mayo de 2011


Cuando vos te encontras en el medio de un desierto, muerto de sed, y a lo lejos ves una gotita de agua. Y corres hasta alcanzarla. Cuando la bebes, la felicidad te invade. La sensación de alivio te hace sonreír. Pero lamentablemente, solo encontraste una gota y con eso la sed no se sacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario